El Bernabéu homenajeará a Messi si echa su pota 1.000

·Lleva 997 y sólo tiene por delante a Gascoigne
Messi, preparándose para su récord en El Clásico
Leo Messi no se cansa de batir récords y este sábado podría alcanzar uno que pondría en pie al Bernabéu: ni más ni menos que la pota número 1000 en un terreno de juego, una cifra que lleva persiguiendo muchos años y que le igualaría con todo un mito como Paul Gascoigne. Messi lleva 997 y aunque muchos aseguran que "3 potas son muchas" la prensa culé nos recuerda que "Leo es capaz de eso y más. Seguro que hace un RabTrick".

El Bernabéu, tras la última
pota de Messi en un Madrid-Barça
 Desde la capital, son muchos los medios que no creen en las casualidades. La teoría de Tomás Roncero sostiene que “Messi iba a echar esas tres rabas en el partido contra el Eibar”, pero que se reservó. “Me consta que en el descanso se tomó una tila que le sentó mejor”, mantiene Roncero. “¿Por qué creéis que Luis Enrique le preguntó por sus sensaciones? Pues porque si hubiera estado revuelto le hubieran cambiado, para que su pota mil fuera en Madrid y tuviéramos que aplaudirle. Qué asco”.

El vestuario culé por su parte ya ha confirmado que harán “todo lo posible” para ayudar a Leo a conseguirlo. “Le vamos a dar un Jagermaster antes de saltar al campo", nos revela Xavi, "y si eso no le produce arcadas Jordi Alba le hará un calvo y si hace falta un peludo. Además Piqué le cantará el nuevo himno del Madrid y desde la grada los nuestros gritarán "Poti poti poti, madridista qui no poti”. 
Lo cierto es que Xavi verá el partido desde el banquillo “por precaución”, después de ser víctima esta semana de la última pota de Messi. “Estábamos entrenando y en vez de decirle “pasa, pasa” le dije “devuelve, devuelve”…y bueno, así es Leo, impredecible”.

Cristiano intentando vomitar, sin suerte
Cristiano Ronaldo, por su parte, ya se ha enterado de este nuevo récord a batir. Según nos confirman desde Pescaderías Coruñesas, el portugués lleva varias semanas cenando ostras en este establecimiento, pero “se va siempre con un rebote del carallo porque nunca vomita”, nos dice el jefe de cocina, Pelayo Nogueira, al que preguntamos cuantas veces ha venido Cristiano y nos responde “depende”.


Si te ha gustado esta noticia, no te pierdas estas otras:

No hay comentarios:

Publicar un comentario