Valdano aún no ha terminado una frase que empezó el viernes pasado

·Se encuentra atrapado en una espiral de expresiones sin sentido
·Solo le quedan dos palabras para completar el diccionario

Jorge Valdano se enfrenta al mayor reto de su vida. El extodo del Real Madrid se encuentra en estos momentos tratando de acabar una frase que empezó el pasado viernes y de la que no consigue salir.

Todo empezó cuando, en el programa deportivo de Radio Tangana, el argentino fue preguntado acerca de la final. Valdano arrancó entonces su contestación con un “seré breve”, pero lo cierto es que la respuesta se le ha ido de las manos y ni él mismo puede controlarla.

“Ha entrado en una especie de bucle y ya no sabe ni lo que dice, el pobre. Sigue hablando y sonriendo, pero sus ojos te miran y te dicen ayúdame”, nos confiesa el presentador del programa, que le dejó respondiendo a su pregunta el viernes por la noche y esta mañana se lo ha encontrado aún en el estudio. Valdano presenta claros síntomas de agotamiento y deshidratación pero “no se rinde”, confiesan desde su entorno. “Ha decidido que él acaba esa frase sí o sí. Podría decir “bueno, y eso”, pero entonces no sería Jorge”. Además, y ya que está, Valdano pretende enunciar en esta frase todas las palabras recogidas en el diccionario de la R.A.E. Según un estudio de Tangana Tangana, sólo le quedaría por decir “delicuescencia” y “perdón”. “Será muy difícil que diga esta última”, nos dice su mujer. “Yo desde luego nunca se la he escuchado”.

Un oyente, a las puertas de la radio
 Fuera del estudio, familiares y…familiares le apoyan en este duro trance, con carteles como “Ánimo boludo” o “Dale Jorge, acaba”. Con este acto, por cierto, Valdano habría batido holgadamente la que hasta ahora era la frase más larga de la historia, y que pertenecía a Marcelo Bielsa.


Jorge D'Alessandro, el discípulo más aventajado de Valdano, ya había intentado superar el récord de Bielsa. Fue en un programa de El Chiringuito que llevó por nombre “especial D'Alessandro, 24 horas”, pero inesperadamente fue interrumpido a los ocho segundos por Tomás Roncero, Paco Buyo y El Loco Gatti, los tres a la vez.

Si te ha gustado esta noticia, no te pierdas estas otras:

1 comentario:

  1. Tiene su mérito hablar hotas y horas sin decir nada. Yo conocí en una residencia para "disfuncionales cerebtales" (un manicomio, vamos) a un chaval que me contó que podía estar más de diez horas seguidas haciendo juegos malabares. ¿Y con qué los haces, con mazas, con pelotas, con cuerdas? pregunté con tanta buena voluntad como mitigado interés. "Con nada", contestó, "solo muevo las manos, pero la gente me mira igual". Se me olvidó preguntarle si era familia de Valdano, lo que resultaba bastante probable, por cierto.

    ResponderEliminar